Venezuela: Nuestro petróleo y otros cuentos [Documental]

 


 www.Soberania.org - "Nuestro petróleo y otros cuentos" es un polémico documental realizado a finales del 2004 que desnudó y desagradó en grado sumo al régimen del teniente coronel Hugo Chávez en Venezuela.
 
Irónicamente financiado por el Ministerio de la Cultura a través del CONAC, su exhibición pública en los medios del Estado y alternativos afectos al gobierno fue vetada y prohibida en Venezuela. Sus realizadores italianos debieron abandonar el país debido al constante acoso del gobierno militarista venezolano. Gracias a Internet fue posible conocer de su existencia y ver el rostro oculto de la "Revolución Bonita".

Ficha Técnica

Duración: 1:23 min
 
Categoría: Documental
 
Fecha de realización: Entre noviembre y diciembre 2004.
 
Producción: Edizioni Gattacicova y Yeast Fimls
 
Financiamiento: CONAC (Ministerio de la Cultura de Venezuela)
 
Directores: Elisabetta Andreoli, Gabriele Muzio, Sara Muzio y Max Pugh.
 
Asistente de Producción: Leocenis García
 
Intervienen:
 
Edmundo Aray (co-realizador del documental "Pozo Muerto" de 1968), Erika Chirino (residente de Lagunillas); Dr. Jairo García (ginecólogo del Hospital de Cabimas); Dra. Tania Mesa (Directora del Hospita de Ciudad Ojeda); Jorge Hinestroza (Académico de Maracaibo); Nely Chiquito (presidente de la Asoc. de Vecinos El Hornito); Ing. José Ramos Guevara (Carbones del Guasare, S.A. - Edo. Zulia); Juan Rojas (Ingeominas -- Edo. Zulia); Angela González (líder wayuú residente en Cachirí); Lusbi portillo (Profesor -- Antropólogo); Darío González (Residente Cachirí); Hernando Torrealba (funcionarios Carbozulia); Sirimo Moreno (presidente de la Junta Parroquial de Cachirí); General Raúl isaías Baduel (Comandante General del Ejército); Héctor González (Ing. Informático de PDVSA); Pedro Coronil (PDVSA Orimulsión Morichal, Edo. Monagas); Emanuel reyes ( PDVSA Orimulsión Morichal, Edo. Monagas); Carlos Calderón (PDVSA Orimulsión Morichal, Edo. Monagas); Orángel López (PDVSA Orimulsión Morichal, Edo. Monagas); Calixto Ortega (Diputado oficialista a la Asamblea Nacional); Ing. José Gil (Académico); Alberto Morantes (PDVSA Punta de Mata); Héctor Toyo (PDVSA Lago de Maracaibo); Nelson José Rojas (Residente del basurero de Tucupita, Edo. Delta Amacuro).
 
Contacto E-mail: gattacicova@aol.com
 

Néstor Makhno, un campesino de Ucrania [Documental]

 

 
 
Néstor Makhno: (Guliaipolé, Ucrania, 27 de octubre, 1889- París, 25 de julio de 1934). Fue un campesino ucraniano de origen, que tuvo una actuación excepcional en la vasta insurrección campesina del sur de Ucrania, movimiento que toda la literatura sobre la Revolución rusa, salvo algunas ediciones libertarias, pasa por alto o sólo trata en pocas líneas difamatorias. En cuanto a su animador y guía militar, Makhno, si se dignan alguna vez citarlo es únicamente para tacharlo de bandido, asesino, bribón, autor de progroms contra los judíos, etc. Constante, obstinadamente, se le enloda, se le calumnia, se le abomina. En el mejor de los casos, autores sin escrúpulos, que no se preocupan de examinar y verificar los hechos y las fábulas, difunden leyendas absurdas y estupideces inefables sobre la vida y la acción de este militante libertario.
 
Todos estos procedimientos son, ¡ay!, clásicos y corrientes. Ellos nos obligan a reproducir, brevemente, la auténtica biografía de Néstor Makhno y, por el momento, las etapas de su actividad hasta el derribamiento del hetman Skoropadsky.
 
Por lo demás, conviene conocer la personalidad de Makhno para la mejor comprensión de la secuela de los acontecimientos.
 
Pavló Skoropadski (ucraniano: Павло Скоропадський, ruso: Павел Петрович Скоропадский), nació el 3 de mayo de 1873, en Wiesbaden, Alemania y falleció el 26 de abril de 1945, en la clínica del Monasterio de Metten, en Baviera. Fue un político ucraniano, aristócrata y condecorado general del Imperio ruso, convertido en líder conservador en la infructuosa lucha por la independencia de Ucrania posterior a la Revolución rusa de 1917.
 
   Juventud de Makhno
 
Eran sus padres campesinos pobres. Néstor tenía diez meses de edad cuando murió su padre, quedando la viuda con cinco hijos menores. Desde los siete años, a causa de la extrema miseria de la familia, sirvió como pastor de vacas y ovejas en su aldea. A los ocho, ingresó en la escuela local, que frecuentaba en invierno, sirviendo siempre de pastor en el verano. A los doce, dejó escuela y hogar para colocarse. Trabajó como peón de granja en las propiedades de los agrarios y de los kulaks alemanes, cuyas colonias eran numerosas en Ucrania. En esa época, a los catorce o quince años, profesaba ya un fuerte odio contra los patrones explotadores y soñaba en la manera en que podría «ajustarles las cuentas un día», por sí y por los demás, si tuviese fuerzas para ello.
 
Hasta la edad de dieciséis años no tuvo ningún contacto con el mundo político. Sus concepciones revolucionarias y sociales se moldeaban en un círculo restringido de sus conciudadanos, campesinos y proletarios como él. Las versiones de que era maestro y se había formado bajo la influencia de un anarquista intelectual son falsas, como muchas otras.
 
   El anarquismo
 
La revolución de 1905 le hizo salir de un golpe de ese pequeño circulo, lanzándolo en la corriente de los grandes acontecimientos y actos revolucionarios. Tenía entonces dieciséis años, estaba pleno de entusiasmo revolucionario y dispuesto a todo en la lucha por la liberación de los trabajadores. Después de conocer algunas organizaciones políticas, entró resueltamente en las filas de los anarquistas comunistas y desde ese momento se hizo un militante infatigable. Desplegó gran actividad y participó en actos de los más peligrosos de la lucha libertaria.
 
En 1908 cayó en poder de las autoridades zaristas que lo condenaron a la horca por asociación anarquista y participación en actos terroristas. En consideración a su juventud, la condena fue conmutada por la de trabajos forzados a perpetuidad. Purgó su pena en la prisión central de Moscú (Butyrki).
 
A pesar de que la vida en prisión no tenia perspectivas para él y era extremadamente penosa, Makhno se esforzó sin embargo en aprovecharla para instruirse. Dio prueba de una gran perseverancia. Aprendió la gramática rusa, estudió matemáticas, literatura, historia de la cultura y de la economía política. A decir verdad, la prisión fue la única escuela en que Makhno recibió los conocimientos históricos y políticos que le sirvieron tanto en su acción revolucionaria ulterior. La vida, los hechos, fue la otra escuela donde aprendió a conocer y comprender los hombres y los acontecimientos sociales.
 
Makhno, muy joven aún, comprometió en la prisión su salud. Obstinado, sin poder adaptarse al aplastamiento absoluto de la personalidad a que está sometido todo condenado a trabajos forzados, se resistió siempre a las autoridades omnipotentes y estaba continuamente en el calabozo, donde contrajo una afección pulmonar a causa del frio y de la humedad. Durante los nueve años de su reclusión permaneció sin cesar en lugares de castigo por «mala conducta», hasta que fue al fin libertado con los demás detenidos políticos por la insurrección del proletariado de Moscú, el 1 de marzo de 1917.
 
Bandera de los anarquistas ukranianos
 
   Comuna de Gulal-Pole
 
Volvió inmediatamente a Gulal-Pole, donde las masas campesinas le manifestaron una profunda simpatía. De todo el pueblo, era el único forzado político devuelto a su familia por la revolución. Se convírtió espontáneamente, por eso, en objeto de la estima y la confianza de los campesinos. No era ya entonces un joven inexperto, sino un militante consumado, con una poderosa voluntad y una idea determinada de la lucha social.
 
En Gulal-Pole se entregó de inmediato a la labor revolucionaria, tratando primero de organizar a los campesinos de su aldea y de los anarquistas. Fundó una unión profesional de los obreros agrícolas, organizó una comuna libre y un soviet local de los campesinos.
 
El problema que le agitaba era el de la concentración y organización de todo el campesinado de un modo bastante firme y sólido como para poder expulsar de una vez por todas a los señores agrarios, los amos y dirigentes políticos y de arreglar por sí mismo su vida.
 
En ese sentido inspiró su trabajo organizador de los campesinos y no sólo como propagandista, sino también y sobre todo como militante práctico. Trató de asociar a los trabajadores revolucionariamente, sacando partido de los actos flagrantes de engaño, de injusticia y de opresión de que eran víctimas.
 
Durante el periodo del gobierno de Kerensky y en los días de octubre, fue presidente de la unión campesina regional, de la comisión agrícola, de la unión profesional de los obreros metalúrgicos y carpinteros y, en fin, presidente del soviet de los campesinos y obreros de Gulal-Pole.
 
Como tal reunió en el mes de agosto de 1917, a todos los propietarios agrarios de la región, les exigió los documentos sobre las tierras y bienes muebles que poseían y procedió al inventario exacto de todo. Luego informó, primeramente en una sesión del soviet del distrito, después en el congreso de los soviets de la región. Propuso igualar los derechos de usufructo de la tierra de propietarios y kulaks con los de los campesinos. A consecuencia de su proposición, el congreso decretó que se dejaría a los propietarios y los kulaks una parte de la tierras (así como instrumentos de trabajo y ganado) igual a la de los campesinos labradores. Varios congresos de campesinos en las gobernaciones de Ekaterinovslav, de Taurida, de Poltava, de Kharkov y de otros lugares siguieron el ejemplo de la región de Gulal-Pole y decretaron la misma medida.
 
   Acciónes insurreccionales en Ucrania
 
Makhno Squad
Durante esa época Makhno se convirtió, en su región, en el alma del movimiento de los campesinos que tomaban las tierras y los bienes de los agrarios, a quienes ejecutaban en caso de resistencia. Se hizo así de enemigos mortales entre los señores agrarios, los kulaks y los grupos burgueses locales.
 
En el momento de la ocupación de Ucrania por los austroalemanes, Makhno fue encargado por un Comité revolucionario clandestino de la zona de crear batallones de campesinos y obreros para emprender la lucha contra los invasores y contra el poder.  Hizo lo que fue menester, pero se vio forzado a retroceder con sus guerrilleros hacia las ciudades de Taganrog, Rostof y Tzaritzin, combatiendo paso a paso. La burguesía local, reafirmada entonces por la llegada de los austroalemanes, puso su cabeza a precio y lo obligó a ocultarse por algún tiempo. En venganza, las autoridades militares ucranianas y alemanas quemaron la casa de su madre y fusilaron a su hermano Emelian, inválido de guerra.
 
Grupo de Combate Milicias Negras Anarquistas
 
En junio de 1918 Makhno fue a Moscú para aconsejar con algunos viejos militantes anarquistas sobre los métodos y las tendencias a seguir en el trabajo libertario entre los campesinos de Ucrania. Pero los anarquistas que encontró estaban entonces indecisos y pasivos. No recibió, pues, ninguna indicación ni consejos satisfactorios.
 
Volvió a Ucrania, más firme aún en sus ideas y proyectos. En su breve estancia en Moscú, Makhno se entrevistó con el viejo teórico del anarquismo Pedro Kropotkin y con Lenin, lo que relata detalladamente, sobre todo la conversación con el último, en sus Memorias. Dice en ellas haber estimado en mucho ciertos consejos de Kropotkin.
 
La conversación con Lenin versó sobre estos tres puntos: la mentalidad de los campesinos ucranianos; las perspectivas inmediatas para Ucrania y la necesidad para los bolcheviques de crear un ejército regular; y el desacuerdo entre bolchevismo y anarquismo. Aunque no carente de cierto interés, la conversación fue demasiado breve y superficial para poder aportar algo realmente importante. No nos detendremos en ella, pues.
 
Señalemos aún que los bolcheviques de Moscú ayudaron en cierta medida a Makhno a tomar precauciones para franquear la frontera de Ucrania y desplazarse con el menor riesgo posible. Makhno consideraba al campesinado como una enorme fuerza histórica.
 
Desde hacía mucho tiempo, él maduraba -continúa Pierre Archinov- la idea de organizar las grandes masas campesinas y hacer manar la energía revolucionaria acumulada en ellas desde siglos y precipitar su formidable potencial sobre el actual régimen opresor, había llegado el momento de la ejecución de su idea.
 
Emprendió, pues, el regreso a Ucrania, con intención de dirigirse a Gulal-Pole. Era en julio de 1918.
 
El viaje se realizó -refiere Pierre Archinov- con muchas dificultades, clandestinamente, para no caer en las guerras; de las autoridades del hetman. Una vez estuvo apunto de perecer, pues fue arrestado por un destacamento austroalemán, estando bien provisto de literatura libertaria. Un conocido, rico judío de Gulal-Pole, lo salvó pagando por su liberación una suma considerable de dinero. Al continuar su viaje, los comunistas le propusieron escoger una región determinada de Ucrania para el trabajo revolucionario clandestino en la orientación de ellos. Ni que decir que hasta rehusó discutir esa proposición: la tarea que él se proponía no tenía nada de común con la de los bolcheviques.
 
He aquí, pues, a Makhno en Gulai-Pole, esta vez con la decisión irrevocable de perecer o de obtener la victoria de los campesinos; en todo caso, decidido a no abandonar la región. La noticia de su regreso se extendió rápidamente de aldea en aldea. Por su parte, en asambleas y por medio de la prensa y de volantes, no tardó en mostrarse francamente a las vastas masas campesinas, incitándolas a acciones decisivas contra el poder del hetman y de los propietarios, haciendo resaltar que los trabajadores tenían ahora su suerte en sus manos y no debían dejarla escapar. Su llamado vibrante y enérgico se propagó en algunas semanas por numerosas aldeas y distritos, preparando las masas para los grandes acontecimientos futuros.
 
Familia Makhno
Makhno se puso inmediatamente a la obra. Su primera preocupación fue la de formar una compañía revolucionaria militar suficientemente fuerte para garantizar la libertad de agitación y de propaganda en ciudades y aldeas y comenzar al par operaciolles de guerrilla. Esta compañía fue rápidamente organizada. Había en todas las aldeas elementos maravillosamente combativos, dispuestos a obrar. Sólo faltaba un buen organizador: éste fue Makhno.
 
La misión de su compañía era:

a) un trabajo activo de propaganda y de organización entre los campesinos

b) la lucha implacable contra todos los enemigos. Como fundamento de esa lucha tenía por lema: « Todo agrario que persiga a los campesinos, todo agente de policía del hetman, todo oficial ruso o alemán, en tanto que enemigo mortal e implacable de los campesinos, no hallará piedad alguna y será suprimido».

Además, según los principios de los insurrectos, debía ser ejecutado todo el que participase en la opresión de los campesinos pobres y de los obreros, en la supresión de sus derechos o en la usurpación de su trabajo.
 
En dos o tres semanas, ese destacamento era ya objeto de terror, no sólo para la burguesía local, sino también para las autoridades austroalemanas. El campo de acción militar y revolucionaria de Makhno era considerable; se extendía desde la estación de Lozovala a Berdiansk, Mariupol y Taganrog y desde Lugansk y la estación de Grichino hasta Ekaterinoslav, Alexandrovsk y Melitopol. La rapidez de los movimientos era la particularidad de la táctica de Makhno. Gracias a ella y a la extensión de la región, aparecía siempre de improviso en el lugar en que menos se le esperaba.
 
En poco tiempo envolvió en un círculo de hierro y de fuego toda la región en que se atrincheraba la burguesía local. Todos los que durante los dos o tres meses de la heimanchina lograron afirmarse en sus viejos nidos señoriales, todos los que se embriagaron en la sumisión de los campesinos, saqueando sus tierras y gozando de los frutos de su trabajo, todos los que reinaban como amos sobre ellos, se encontraron repentinamente bajo la mano implacable e inexorable de Makhno y de sus guerrilleros. Rápidos Como el huracán, intrépidos, inaccesibles a la piedad ante los enemigos, caían Como el rayo en tal o cual propiedad, masacraban a todos los adversarios declarados de los campesinos y desaparecían tan rápidos como habían llegado. Y al día siguiente Makhno hacía lo mismo a cien kilómetros de distancia: aparecía súbitamente en alguna población, masacraba a la guardia nacional (la varta), los oficiales, los señores agrarios y se eclipsaba antes de que las tropas alemanas, apostadas muy cerca, tuviesen tiempo de comprender lo que ocurria. Al día siguiente estaba a cien kilómetros de allí y caía sobre un destacamento expedicionario enviado para reprimir a los campesinos o bien ahorcaba algunos guardias nacionales.
 
La guardia nacional se alarmó. Las autoridades austroalemanas también. Fueron enviados varios batallones para aplastar a Makhno y apoderarse de él. En vano. Excelentes jinetes desde la infancia, teniendo en el camino caballos de repuesto a voluntad, Makhno y sus partidarios eran absolutamente inasibles; hacían en veinticuatro horas marchas imposibles para las tropas de caballeria regulares. Muchas veces, Como para burlarse de sus enemigos, Makhno aparecía en el centro mismo de Gulai-Pole o en Pologui, donde había siempre numerosas tropas austroalemanas, o bien en algún otro lugar de concentración de tropas, matando los oficales que caían bajo su mano y desapareciendo sano y salvo sin dejar el menor rastro de su derrotero. O bien en el momento preciso en que se seguía su pista reciente, aprestándose a rodearlo y prenderlo en una aldea señalada por alguien, él, vestido con el uniforme de la guardia nacional, se mezclaba, con un pequeño número de sus guerrilleros, en el núcleo enemigo, se informaba de sus planes y disposiciones, se ponía después en marcha en persecución de Makhno, con un destacamento de la guardia, al que exterminaba luego.

La población campesina toda prestaba su concurso eficaz y hábil a la gente de Makhno, que tenía la certeza de encontrar refugio seguro, víveres, caballos y hasta armas. Los campesinos solían ocultar a los revolucionarios en sus viviendas con riesgo de sus vidas. Muchas veces, los habitantes de un pueblo dirigían a la guardia nacional y a las tropas perseguidoras de Makhno sobre una ruta falsa, mientras éste y sus jinetes se hallaban en el mismo pueblo o en lugar opuesto al indicado.
 
Muchas aldeas eran castigadas despiadadamente por su actitud a favor de los insurrectos; todos los hombres eran atrozmente golpeados a baquetazos y los sospechosos fusilados en el acto. Se quemaban aldeas enteras por venganza. Pero ninguna violencia era capaz de dominar la resistencia tenaz de la población trabajadora contra los invasores y sus protegidos: propietarios y contrarrevolucionarios.
 
En lo que concierne a las tropas austroalemanas y magiares, los guerrilleros se mantenían en la regla de acción siguiente: matar a los oficiales y dar libertad a los soldados prisioneros. A éstos se les proponía volver a sus países, relatar lo que hacían los campesinos ucranianos y trabajar por la Revolución social. Se les proveía de literatura libertaria y algunas veces de dinero. No se ejecutaba más que a los soldados reconocidos culpables de actos de violencia hacia los campesinos. Tal modo de tratar a los prisioneros ejerció sobre ellos cierta influencia revolucionaria.
 
En este primer período de su actividad, Makhno fue el organizador y guía de los campesinos y el temible justiciero del pueblo oprimido. Cientos de señores agrarios emboscados, miles de opresores y beligerantes fueron destrozados. Su actitud resuelta, la rapidez de sus golpes certeros y la imposibilidad de capturarlo muerto o vivo, hicieron su nombre célebre y ante él temblaban de odio y terror los burgueses y las autoridades, mientras que entre el pueblo trabajador despertaba sentimientos de profunda satisfacción, de altivez y de esperanza. Pronto fue Makhno una figura legendaria. Había en su carácter y en su conducta extraordinaria audacia, firme voluntad, perspicacia vigilante y, en fin, un humor simpático. Todas estas cualidades se imponían al pueblo. Mas no era todo esto, con ser mucho, lo fundamental en la personalidad de Makhno. Su temperamento combativo, sus empresas insurreccionales no fueron sino las manifestaciones primeras de su enorme talento organizador y defensivo, que más tarde se reveló en toda su capacidad.
 
Multiplicaba las reuniones públicas en todas partes, escribía informes sobre las labores inmediatas, sobre la Revolución social y sobre la vida en comunidad libre e independiente de los trabajadores como fin supremo. Redactaba continuamente manifiestos al pueblo, a los soldados invasores y a los cosacos del Don y del Kuban.

Makhno y su compañera junto a los emigrantes ucranianos en Polonia (1920)
 
Así hablaba Makhno a las grandes masas campesinas:
 
«¡Vencer o morir! Este es el dilema del momento histórico para los campesinos y obreros de Ucrania. Mas nosotros no podemos morir todos porque somos ini1umerables. ¡Nosotros somos la humanidad! ¡Por eso triunfaremos! Y no venceremos para repetir el terror de los pasados años: el de remitir nuestra suerte a nuevos amos. Venceremos para tomar nuestros destinos en propias manos y disponer nuestra vida conforme a nuestra voluntad y nuestra verdad.»
 
   Exilio en París
 
Perseguido por los bolcheviques y los burgueses, Makhno se escapa (Rumania, Polonia) y llega a París. Durante su estancia en París Majno demandó, mediante escritos y conversaciones, una mayor autodisciplina personal de los anarquistas y una organización capaz de dotar de efectividad y homogeneidad al movimiento. Parece que alabó en una entrevista con miembros de la FAI, entre los que estaba Buenaventura Durruti, la capacidad organizativa del anarquismo español de esa época. Makhno y otros exiliados (Pierre Archinov, Ida Mett. etc) promueven la Plataforma Organizativa para una Unión General de Anarquistas (Propuesta).
 
Hasta el final de sus días se ganó la vida como el obrero que era (en Francia, en la fábrica Renault).
 
Muere el 25 de Julio de 1934 enfermo de Tuberculosis, lo incineraron pocos días después de su muerte, enterraron sus cenizas en el famoso cementerio de Père-Lachaise en París, a su entierro asistieron unas 500 personas. En aquellos momentos estaba casado con Halyna Kuzmenko y tenía una hija llamada Yelena. Durante la ocupación nazi de Francia, fueron deportadas a Alemania a trabajos forzados. Al final de la guerra fueron arrestadas por el NKVD soviético y enviadas a Kiev, donde en 1946 fueron juzgadas y condenadas a trabajos forzados. Después de su liberación en 1953 vivieron en Kazhajastán.


Texto copiado de:
 
 

Queipo de Llano, el verdugo de Andalucía.

 
El general Queipo de Llano saluda a Adolf Hitler en un viaje oficial a Berlín, al poco de acabar la Guerra Civil
 
<<Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los rojos lo que es ser hombres. De paso, también a las mujeres de los rojos, que ahora por fin han conocido hombres de verdad y no castrados milicianos. Dar patadas y berrear no les salvará>>

<<El 80% de las familias de S. Lucía está ya de luto. Y no vacilaremos en usar medidas más rigurosas para asegurar nuestra victoria>>

<<He dado orden de fusilar a tres familiares de cada uno de los marineros del guardacostas que ha vuelto a bombardear La Línea>>
 

Lindezas de este calibre son las que ladraba Queipo de Llano por la radio, no merecen comentario, se comentan por sí solas. Los franquistas sabían muy bien que no contaban con el apoyo del pueblo, así que se dedicaron a sembrar el terror de todas las maneras posibles. Con la excusa de la Santa Cruzada todo estaba permitido, violar, torturar, saquear o matar no sólo estaba bien visto por los fascistas, sino que además era parte imprescindible del demoníaco plan que comenzó el 17 de Julio. Este criminal de guerra que nunca fue juzgado -ni siquiera por la historia- por sus sádicos crímenes, esta alimaña cuyos restos deberían reposar en una tumba anónima y sus huesos servir de carroña, está enterrado en la basílica de la Macarena de Sevilla, con todos los honores, representando un insulto constante para el pueblo andaluz y cuya ignominia no permite cicatrizar las viejas heridas que abrieron los fascistas.
 
España nunca será democrática hasta que se haga justicia y se pongan los medios para que gentuza de esta ralea no puedan tener ni la más mínima oportunidad de hacer apología del fascismo. Nuestra dignidad como pueblo está enterrada en las cunetas de todo el país, conocemos perféctamente a los hombres de Atapuerca gracias a sus huesos, pero no conocemos casi nada de como y cuantos murieron a manos de los asesinos franquistas ayer mismo. Mientras estos asesinos del pueblo puedan seguir ladrando impunemente nunca habrá paz en este país más que la de cementerio. Si la apología de cualquier fascismo no es delito en este país nunca podremos ser un país decente, y mucho menos democrático. Veamos otros ejemplos de lo que ladraba este puerco con ínfulas por la radio.
 

<<...Nosotros, a pesar de esas canalladas no hemos bombardeado ninguna ciudad pacífica. Bien es verdad que ellos son unos canallas y nosotros unos caballeros. Ellos son los asesinos que abren el vientre a las mujeres, queman a los niños en las rodillas de sus madres y realizan actos por el estilo que nosotros no seríamos capaz. Hay mucha diferencia entre ellos y nosotros...>>

<<El señor Companys merece ser degollado como un cerdo>>

<<Sí, canalla roja de Málaga, espera hasta que llegue ahí dentro de diez días! Me sentaré en un café de la calle Larios bebiendo cerveza y por cada sorbo mío caeréis diez. Fusilaré a diez por cada uno de los nuestros que fusileis aunque tenga que sacaros de la tumba para hacerlo>>
 
<<Estamos decididos a aplicar la ley con firmeza inexorable: ¡Morón, Utrera, Puente Genil, Castro del Río, id preparando sepulturas! Yo os autorizo a matar como a un perro a cualquiera que se atreva a ejercer coacción ante vosotros; que si lo hiciereis así, quedaréis exentos de toda responsabilidad. Al Arahal fue enviada una columna formada por elementos del Tercio y de Regulares, que han hecho allí una razzia espantosa>>
 
<<¿Qué haré? Pues imponer un durísimo castigo para callar a esos idiotas congéneres de Azaña. Por ello faculto a todos los ciudadanos a que, cuando se tropiecen a uno de esos sujetos, lo callen de un tiro. O me lo traigan a mí, que yo se lo pegaré>>
 
<<Ya conocerán mi sistema: Por cada uno de orden que caiga, yo mataré a diez extremistas por lo menos, y a los dirigentes que huyan, no crean que se librarán con ello: les sacaré de debajo de la tierra si hace falta, y si están muertos los volveré a matar>>
 

He escrito esta entrada ha cuento de que en el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme, una treintena de mujeres rindieron homenaje a las represaliadas durante el alzamiento golpista contra la II República, la guerra civil y la dictadura de Franco, para darles mi apoyo absoluto por su ejemplo de dignidad humana. La acción, promovida por algunos colectivos feministas de Sevilla, quiso recordar especialmente a aquellas que sufrieron la represión en Andalucía de la mano del teniente general Gonzalo Queipo de Llano, que en sus discursos desde Radio Sevilla llegó a animar y justificar la violación de las mujeres del bando republicano.

Parte del grupo de mujeres, vestidas de riguroso luto al estilo de los años de aquellos sucesos, entró tímidamente y en silencio sepulcral en la iglesia depositando sobre la tumba de Queipo una corona de flores blanca con un lazo rosa en el que se podía leer 'Las mujeres no olvidamos. 1936-2013'. Rápidamente, uno de los trabajadores de la basílica se acercó extrañado por la presencia del grupo y, al encontrarse una cámara grabando el momento, espetó un "oye, aquí no se puede grabar sin permiso".
 
En apenas 30 segundos abandonan la iglesia sin mediar palabra. Fuera, un grupo más amplio esperaba, junto al arco de la Macarena, con una réplica en madera de la lápida de Queipo de Llano, sobre la que realizaron un baile flamenco a modo de acción artística-política. Silencio, luto, dos mujeres se miran y empieza la coreografía.  Suena compás flamenco y los tacones en golpes secos bailan sobre la tumba del líder militar, cuyo golpe supuso el asesinato, solamente en Sevilla entre julio de 1936 y enero de 1937, de más de 3.000 personas.
 

Tras el simbólico zapateado, dieron lectura a un texto en el que recordaron la vida y valentía de aquellas mujeres sobre las que se ensañaron, porque  representaban "la transgresión del modelo tradicional de mujer, participando activamente en la vida cultural, económica y social". Juzgadas por el tribunal militar, condenadas a una represión de carácter ejemplarizante, "afeitándoles la cabeza, exponiéndolas a la vergüenza pública ataviadas con un camisón. También fueron violadas y usadas como botín de guerra”.
 
Hasta 2008, Gonzalo Queipo de Llano era hijo adoptivo de Sevilla; hasta 2009, la Virgen de la Macarena vestía su fajín. El año pasado, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, expedía el título de marqués al nieto del general, algo que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica consideró un insulto a las víctimas de la dictadura. Sus restos son aún venerados y reposan en un lugar privilegiado de la iglesia como Hermano Mayor Honorífico.

"Queremos decir que nosotras, igual que aquellas mujeres, queremos seguir construyendo un mundo libre, igualitario y justo", afirmaron. Con la frase "los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla", cerraban la lectura del texto y justo en ese instante las campanas de la iglesia empezaron a repicar, sumándose en una metáfora paradójica al aplauso del público congregado. Finalizado el acto con cantos, las mujeres abandonan el lugar con celeridad. "Han llamado a la policía", se escucha.
 
La tumba del asesino hasta 2008

La Macarena eliminó de la tumba de Gonzalo Queipo de Llano en 2009  las referencias a su condición de teniente general y la fecha del alzamiento nacional del 18 de julio de 1936. La hermandad ha querido desmilitarizar y "suavizar" de alguna forma la lápida. La principal reforma consiste en la incorporación de su título de "hermano mayor honorífico". Según explicó ayer a este periódico el hermano mayor, Juan Ruiz Cárdenas, con este gesto se pretende "limar asperezas y explicar que Queipo está aquí enterrado por su condición de macareno y nada más". El militar también ha perdido el tratamiento de excelentísimo en la lápida.

La reforma, realizada de acuerdo con descendientes de Queipo de Llano vinculados a la cofradía, se hizo la de manera discreta, aprovechando que el paso procesional de la Virgen el Rosario se encontraba colocado sobre las tumbas del general y su esposa mientras se preparaba para la salida procesional.
 
La tumba del asesino desde 2009

La hermandad espera que con esta decisión se ponga fin, de una vez por todas a cualquier polémica: "Siempre he dicho, y lo he repetido en todos lados, que Queipo está aquí enterrado como macareno, no como militar ni nada de eso. Aquí lo pusieron los hermanos antiguos y nosotros no somos nadie para quitarlo. Somos administradores simplemente. Además, fue quien hizo la basílica. Yo ya no puedo hacer otra cosa".
 
El general Queipo de Llano recibió el título de hermano mayor honorífico después de ser el promotor de la construcción de la basílica, pues realizó numerosas gestiones para recaudar fondos con los que pagar la obra. No tenía por costumbre salir de nazareno, pero en los archivos existen fotografías en blanco y negro de las mañanas de Viernes Santo en las que aparece presidiendo el paso de la Virgen de la Esperanza vestido como militar de alta graduación.

Con este "lavado de imagen" pretenden acallar la razonable polémica que representa esta tumba, un sucio asesino enterrado en la iglesia que pagó con el dinero robado al país gracias al saqueo y al asesinato indiscriminado. Su nombre no debe ser ni olvidado ni borrado, debe recordársele como lo que fue, un criminal sin escrúpulos ni principios morales, un militar traidor y sedicioso, un sádico que disfrutaba viendo correr la sangre ajena, la peor escoria nacida en nuestra tierra.

Fuentes:

Vídeo del evento por el recuerdo de los crímenes de Queipo de Llano

Vídeo del evento por el recuerdo de los crímenes de Queipo de Llano II

Vídeo del evento por el recuerdo de los crímenes de Queipo de Llano III

http://www.eldiario.es/andalucia/Homenaje-mujeres-represaliadas-Quiepo-Llanos_0_136136480.HTML

http://fonotecaderadio.com/html/queipodellano.html

http://fusiladosdetorrellas.blogspot.com.es/2009/05/estamos-decididos-aplicar-la-ley-con.HTML

http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/551383/desaparecen/las/referencias/militares/la/tumba/queipo.HTML

Curas pedófilos

 
 
La Iglesia católica española se manifiesta por las calles de todo el país, con el principal objetivo de expresar su total rechazo a las medidas legislativas que tomó Zapatero y ahora para forzar al PP a cumplir con sus promesas, como la vuelta a los ´80 en la ley del aborto. Estan movilizaciones están precedidas por una campaña que pretende movilizar a todos los fieles católicos en torno a “los tres temas fundamentales de Familia, Vida y Educación”.

Sobre el significado que la Iglesia española da a esos “tres temas”, el “Directorio de Pastoral Familiar de la Iglesia en España”, un documento redactado por la Conferencia Episcopal y hecho público a principios de febrero de este año, señalaba que <<Nos hallamos ante un alarmante aumento de la violencia doméstica; ante abusos y violencias sexuales de todo tipo, incluso de menores en la misma familia”, que se evidenciaría de modo flagrante, según los obispos, cuando los medios de comunicación y los políticos, “en vez de escuchar los lamentos de este inmenso drama humano, hacen de altavoz a determinados grupos de presión, como los lobbies homosexuales, que reclaman a modo de privilegio unos pretendidos derechos de unos pocos, erosionando elementos muy significativos de construcción de sociedad que afectan a todos>>. El Episcopado pidió <<que se haga justicia a la familia>>, reiterando que <<el divorcio o el aborto están produciendo mucho dolor, sufrimiento y marginación en la sociedad>>. Sin embargo, la Iglesia católica tiene sus propios problemas en estas materias, y mucho que callar.
 

El Ministerio de Asuntos Sociales publicó en 1995 un estudio de la Universidad de Salamanca que señala que al menos un 10% de los menores que sufren abusos sexuales en España son abusados por sacerdotes. Tras encuestar a 400 sacerdotes actualmente en activo, José Rodríguez, autor del libro “La vida sexual del clero”, halló que el 95% se masturba, un 60% mantiene relaciones sexuales, un 33% realiza tocamientos o abusos graves con menores y un 32% practica la homosexualidad o es homosexual. Rodríguez admite: <<Preferí acogerme a las cifras más modestas posibles, aunque sabía que la realidad del problema era superior>>. En especial, los escándalos relacionados con el abuso sexual a menores se han convertido en los últimos años en un estigma moral de la Iglesia, en un marco de aumento general de las denuncias y estudios sobre pederastia en el conjunto de la sociedad.

El nuevo milenio está siendo un auténtico vía crucis para la Iglesia, debido a la sucesión de escándalos por la conducta sexual del clero en contraste con la postura oficial de restricciones que dicta el Vaticano a creyentes y no creyentes. En los últimos tres años las contradicciones han alcanzado una tensión insoportable para el sentido común, aunque la presión por clarificar estas conductas viene creciendo desde mediados de los años 80. Las cuestiones relativas al matrimonio (derecho familiar de gays y lesbianas), la reproducción (aborto, anticonceptivos, ingeniería genética), la práctica sexual (pederastia, homosexualidad) y la muerte (eutanasia), han desbordado a la Iglesia, que tiene que enfrentarse en su propio seno a los mismos dilemas éticos que pretende ordenar a las sociedades y los Estados (reivindicaciones en cuanto a ordenación de mujeres y celibato voluntario, acoso, explotación sexual y violaciones de menores, monjas y seminaristas, aborto de religiosas, SIDA, homosexualidad y lesbianismo en el clero).
 
Después del 11-S, una ofensiva de  los neoconservadores y orquestada en el puritanismo republicano de EEUU ha venido en ayuda del Vaticano y ha conectado con la influyente posición española en Roma, a través del Opus Dei y el Partido Popular. Es una paradoja de la ola de conservadurismo en EEUU que la preocupación fundamentalista por el acoso sexual en centros educativos y de trabajo haya acabado incluyendo a la Iglesia entre los objetivos de escrutinio de los delitos sexuales. La reacción de la ciudadanía progresista y los grupos de católicos laicos ha destapado un rosario de escándalos que deslegitiman totalmente el maridaje católico-neoliberal y están forzando a los Estados a reconsiderar la legislación, así como las relaciones con la Iglesia.
 
La pugna que se ha desatado tiene un importante significado político para el pluralismo, la libertad y la igualdad en nuestra sociedad: la ética de la Iglesia Católica está en crisis y la curia responde enclaustrándose en un fundamentalismo recalcitrante e intransigente contra la realidad social, entrometiéndose en la intimidad de las personas, en el sistema educativo, abusando de sus relaciones con el poder, cuestionando la secularización, la independencia de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial y la aplicación de los avances científicos.

La frase, de un destacado profesor católico del University College de Boston, describe bien la situación. Como en otros muchos asuntos, la corrupción sexual en el seno de la Iglesia se ha convertido en un escándalo internacional solamente cuando la opinión pública norteamericana se ha movilizado tras la denuncia de casos de depravación y los consiguientes juicios multimillonarios.

Pero en el mundo hay 220.000 parroquias, 120 conferencias episcopales, 200.000 seminaristas, 500.000 sacerdotes, casi un millón de monjas y 200 nuncios papales. Además, en el entorno de la Iglesia Católica existen miles de agrupaciones católicas de implantación local que a menudo funcionan como sectas opacas. Esto significa que el problema está lejos de haber salido a la luz en su verdadera dimensión. En octubre de 2002 una organización católica presentó al Comité de Derechos de la Infancia de Naciones Unidas un informe que detalla 5.000 casos de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes desde 1995. Una cifra bastante modesta, si tenemos en cuenta que la mayoría de los especialistas, muchos de ellos católicos devotos, consideran que el número de víctimas de la degeneración sexual del clero en el mundo se cuenta por millones en los últimos treinta años, por encima incluso de los abusos sexuales cometidos en situaciones de guerra o en las actuales misiones de interposición de paz.

Especialmente, se ha documentado poco qué ocurre en el hemisferio Sur, a donde la jerarquía eclesial, para evitar el escarnio público, ordena el traslado de muchos de estos delincuentes sexuales con pleno conocimiento de su conducta. Los datos de una encuesta publicada por The Boston Globe señalan que el 83% de los norteamericanos sabían de una acusación de violación contra uno de sus sacerdotes, cifra que era del 43% en Centro América y el Caribe y una tercera parte en África, Asia, Europa y América del Sur.
 

En EEUU hay 46.000 sacerdotes. Se estima que de ellos el 98% ha tenido o mantiene relaciones sexuales, haciendo caso omiso del voto de castidad y del celibato. Durante más de dos años, la Iglesia Católica de EEUU ha recibido miles de denuncias por abusos sexuales cometidos por sacerdotes, en algunos casos desde hace décadas. Según las organizaciones laicas, unos 600 curas han sido acusados de abusos sexuales, de los que más de la mitad ya han sido suspendidos y hay decenas a la espera de suspensión.

Según la revista Time, en EEUU más de 2.000 sacerdotes han sido acusados de violación. Tom Economus, de una organización de defensa de las víctimas, calcula que son 5.000 los que tienen alguna demanda relacionada con su conducta sexual. Esto significa que sólo en ese país podría haber al menos 1.000.000 de víctimas directas de abuso sexual de los sacerdotes y entre 4 y 6 millones de víctimas indirectas. Pero la Iglesia Católica norteamericana sólo ha reconocido 11.000 denuncias y 4.000 curas abusadores desde el año 1950 –aunque el mismo informe reconoce que en 1970 uno de cada diez sacerdotes ordenados fue acusado de abuso-, a la vez que ha reforzado la práctica de la negociación extrajudicial de las denuncias con las familias, a cambio de indemnizaciones, evitando así el escándalo público. Las líneas telefónicas creadas para ayudar a estas personas contribuyen a que emerjan nuevos casos día a día.

Desde 1985 la Iglesia podría haber pagado más de 1.000 millones de dólares en indemnizaciones. De hecho, las compañías aseguradoras se están planteando rechazar la cobertura de este tipo de “contingencias”, ya que el acelerado aumento de denuncias ganadas por las víctimas podría llevarlas a la quiebra. Esto ha motivado a las autoridades eclesiales, lisa y llanamente, a primar la defensa de su patrimonio con acuerdos económicos que frenen la avalancha de denuncias. En Irlanda, la mayoría de las diócesis católicas tienen contratos millonarios con compañías aseguradoras desde 1987. En 1999 se creó un “fondo de garantía” de 11 millones de dólares para los sacerdotes denunciados. Un nuevo acuerdo entre la Iglesia y el Gobierno irlandés, suscrito a principios de 2002, estableció un fondo de compensación de más de 400 millones de dólares condicionado a la retirada de las demandas por parte de “miles de personas que fueron violadas en las escuelas y orfanatos de la Iglesia desde 1950”.

En enero de 2002 se denunció que un sacerdote de Boston, John Geoghan, había abusado durante 30 años de más de 130 niños. Geoghan, enviado a prisión, apareció ahorcado en su celda. Otro cura bostoniano, Paul Shanley, admitió pertenecer a un club de pederastia. Ofrecía drogas a niños y adolescentes para abusar sexualmente de ellos. Los grupos de laicos católicos acusaron a la jerarquía eclesiástica de encubrir deliberadamente a los agresores, ya que Geoghan había sido trasladado por sus superiores de parroquia en parroquia en lugar de denunciarlo y expulsarlo. No es el único caso. También en Arizona, un sacerdote fue trasladado a otro estado para eludir la justicia tras ser acusado de docenas de abusos. El traslado de destino de los sacerdotes en riesgo de ser descubiertos parece ser una práctica habitual.
 

En México, una chica de 16 años fue embarazada por un sacerdote y el obispado lo trasladó a una parroquia en otro estado del país. Una investigación del diario Dallas Morning reveló que el 65% de los obispos habían encubierto a los abusadores, limitándose a trasladarlos de parroquia. Las demandas obligaron a dimitir al cardenal de la archidiócesis de Boston, Bernard Law, pero el Vaticano impidió que renunciara trasladándolo a Roma con un puesto en la Santa Sede. La archidiócesis acordó pagar 30 millones de dólares a 86 demandantes. El escándalo de Boston fue un acicate para animar a otras víctimas a dar el paso.

Una de las mayores demandas legales tuvo lugar en Louisville, donde unas 243 personas alegaron haber sufrido abusos sexuales por más de 70 sacerdotes y exempleados de la Iglesia. La Archidiócesis de Kentucky, junto a una congregación franciscana del Sur de Indiana también implicada, acordó indemnizar a las víctimas con una suma de 25,7 millones de dólares. <<Espero que este acuerdo sea una señal de nuestra disposición a ayudar a restañar sus heridas>>, declaró el arzobispo Thomas Kelly, para él comprar las conciencias con dinero es lo más natural del mundo.

Un obispo católico renunció a su cargo en Palm Beach, Anthony J. O’Connell, tras admitir que había abusado sexualmente durante tres años de un seminarista a finales de los años 70. “No hubo otra cosa que tocamientos”, se lamentaba O’Connell intentando justificarse. Una excusa habitual para convencer a víctimas y familiares es insistir en que el abuso ha sido inofensivo o inocente, sin secuelas físicas o daños corporales, eludiendo así las secuelas y daños psicológicos, más difíciles de evaluar, ya que su manifestación puede hacer crisis sólo cuando la víctima alcanza la madurez sexual, o bien se confunde con su propia conducta sexual. La mayoría de las personas abusadas se culparon a sí mismas o han borrado lo ocurrido durante muchos años. La diócesis de Palm Beach llegó a un acuerdo con el denunciante pagándole 125.000 dólares a cambio del compromiso de que no presentaría más reclamaciones contra el obispo y otros dos sacerdotes que también habían abusado de su correligionario. Se da la circunstancia de que el cardenal O’Connell había sustituido en 1999 en la diócesis al obispo J. Keith Symons, el primer miembro de la alta jerarquía católica de EEUU que renunció por el mismo motivo, hasta este punto llega la degeneración de los que al parecer hablan por boca de Dios, aunque más bien lo hacen por la de Belcebú.

"Presionado" por el Vaticano, dimitió el obispo austriaco Kurt Krenn, de 68 años, director de un seminario que había tenido que cerrarse en agosto, tras una denuncia de que los seminaristas habían acumulado por internet 40.000 fotografías pornográficas, incluyendo imágenes de menores explotados sexualmente. Un joven seminarista fue condenado a seis meses de prisión por posesión de pornografía infantil. Las fotos también mostraban a los sacerdotes del seminario besándose en la boca o tocándose en actitud homosexual, y el obispo pretendió disculpar lo ocurrido diciendo que se trataba de "bromas de muchachos" en una fiesta navideña, exactamente el mismo argumento exculpatorio que él mismo había empleado en 1995 cuando fue acusado de abuso de menores el cardenal Hans Hermann Groer, entonces arzobispo de Viena. Krenn, ferviente simpatizante del ultraderechista Jörg Haider, nunca dejó de defender al cardenal, quien se vio obligado a retirarse a un convento sin que nunca se esclareciera el presunto delito.

En febrero de 2003, el presidente de la Conferencia Episcopal de EEUU, Wilton D. Gregory, pidió públicamente perdón en nombre de los sacerdotes acusados por abusos sexuales contra niños. “Es el momento de que el pueblo de la Iglesia –obispos, clero, religiosos y laicos- trabajemos juntos para garantizar la seguridad de los niños”, señaló Gregory tras conocer la renuncia de O’Connell. Las autoridades de cinco de las ocho diócesis de Pensilvania calculan en cerca de 60 los sacerdotes acusados de cometer abusos sexuales durante varias décadas. La diócesis de Nueva Hampshire, donde la ordenación de un obispo homosexual ha causado polémica, publicó los nombres de 14 sacerdotes acusados de abusos sexuales a menores entre 1963 y 1987. La lista es interminable.
 
¿Qué autoridad moral tienen esta gentuza? ¿a quién pretenden dar lecciones de moralidad esta secta de fanáticos adoradores del poder y del mal? Estos son los que quieren imponer a las mujeres cuándo deben parir basándose en leyes naturales sagradas mientras ellos dicen ser célibes, obviando que la principal ley natural de cualquier ser vivo es la de la supervivencia de la especie por medio de la reproducción, y para reproducirse hay que follar, gracias a Odín, sino fuese así Dios, su Dios, nos habría creado hermafroditas y asexuados. Los cuervos de Dios vuelven a las andadas, achuchando a los requetés en contra del pueblo y prometiéndoles que estarán libres de pecado si, llegado el caso, tienen que matar a "rojos" para defender su verdad absoluta propia de fanáticos fundamentalistas.

No se conforman con que se les deje creer lo que quieran, ellos están en posesión de la verdad revelada y todos los demás vivimos en pecado perpetuo. Pero quien impone en lugar de convencer no tiene demasiado futuro y no convencen porque no predican con el ejemplo, nada más hay que ver los rollizos que están y en los lujosos palacios que viven. Si vuelven a buscar el enfrentamiento cainita entre todos los habitantes de Iberia puede que sea la última vez que lo hagan, si quieren convertirse de nuevo en el enemigo del pueblo quizás les salga esta vez el tiro por la culata y sean desterrados para siempre de una tierra hastiada de la prepotencia e hipocresía de la curia eclesiástica, digna servidora de Satán.

La más noble Idea

Mi orientación política es claramente anarquista, aunque no me gusta autodenominarme como anarquista porque para mí eso son palabras mayores que merecen el mayor de mis respetos. Ser un anarquista no es nada fácil, puesto que la decencia, el ejemplo diario y la generosidad para con los más desfavorecidos es la regla básica del anarquismo. Es muy difícil ser coherente y honrado las 24 horas del día si no se pone empeño en ello, por eso nunca me atrevo a calificarme como anarquista, aunque sí de orientación ácrata. Ser anarquista significa ser una persona íntegra y con la conciencia absolutamente limpia, alguien que pueda decir que nunca hizo daño a nadie que no lo mereciera sobradamente, y aún más, alguien que arriesga su vida y hacienda por el bien de todos sin esperar nada a cambio, con las ambiciones más nobles que se puedan tener; el bien común, la libertad, la cultura y la felicidad para todos. Los anarquistas no quieren nada para ellos, pero sí quieren que todo sea para todos.

A pesar (o precisamente por eso) de que la anarquía es la máxima expresión del orden civilizado, la más noble de las ideas concebidas por el ser humano, los estados y sus esbirros o beneficiarios siempre han tachado a la anarquía como el mayor de los peligros para la civilización, el caos total hecho Idea, y esto no es casualidad, como nada en política. Saben bien que el anarquismo es la mayor amenaza para su sistema criminal y que divide al pueblo para enfrentarlo entre sí por medio de la competencia entre iguales y el embrutecimiento cegador de la incultura. Saben sobradamente que no se puede comprar al que no es feliz si no está rodeado de felicidad y eso tira por tierra el principio básico del capitalismo criminal "todo tiene un precio", menos la conciencia de los auténticos anarquistas.

Los anarquistas escapan a cualquier control de las élites, no tienen líderes que los dirigan y sean fácilmente comprables por los amos, se organizan desde abajo, con la opinión de todos, siendo esta escuchada y atendida, buscando siempre el consenso, nunca la imposición de las mayorías sufraguistas. Al contrario que los marxistas, que son otra forma más de opresión estatal, los anarquistas sólo escuchan la voz del pueblo, no de líderes o cantamañas iluminados que creen estar en posición de la verdad y arguyen para ello métodos científicos, la única ciencia válida es la que da de comer, no la que favorece la imposición de una élite intelectual y militar que cree saber mejor que nosotros lo que más nos conviene.

Por ello os invito a conocer la Idea a todos aquellos que lean esto, (si no lo ha hecho ya) aunque no sea ninguna doctrina que tenga que aprenderse de memoria, puesto que la anarquía se crea diariamente y con la opinión de todos - con la tuya también, seguro que tienes muchas cosas que opinar y que aportar - los que no quieran imponer nada a nadie ni que nadie les imponga nada. Si conseguimos evitar la denigración de la especie humana a la que nos ha llevado el capitalismo, habremos ganado la primera y crucial batalla por el bien de todos. Si conseguimos que el pueblo sea consciente de que el futuro es suyo y que todos debemos adquirir el sano hábito de no ser felices mientras nos rodea la miseria, si acabamos con el nefasto "¿qué hay de lo mío?" y conseguimos que todos exijamos el "¿qué hay de lo nuestro?" habremos consolidado unos sólidos cimientos para construir un mundo más justo y humano.

Mis compañeros son sólo mis iguales, los trabajadores del mundo, no soldados de un partido político que delegan sus pensamientos en líderes que los manipulan en beneficio propio y detrimento de todos los demás. La disciplina de partido es el mayor insulto a la inteligencia humana. Gracias a la obediencia debida, al silencio miserable de los políticos de partido cuando el jefe dicta la norma, se perpetúa una casta dominante refugiada tras sus perros estatales o el ejército llegado el caso. ¿Por qué su "justicia" necesita estar escrita ¿por qué necesita ser impuesta? porque no busca nuestro bien. Si las leyes fuesen justas no tendrían razón de ser, porque todo el mundo daría por sentado cual es el justo castigo en cada caso y nadie tendría que imponerlas ni escribirlas como si fuesen palabras divinas, sería un acto del pueblo, y mucho más justo que el veredicto de un cuervo judicial, porque un pueblo con cultura siempre será más justo y más humano que el estado y sus sicarios.

No te dejes engañar, piensa por ti mismo, lee, infórmate, conoce, la vida más vacía e inútil es la del ignorante voluntario, nuestra mejor arma es la cultura y la solidaridad entre iguales, contra eso nada podrán hacer nuestros enemigos naturales, los que dicen querer representarte pero lo único que quieren es mandar. Olvídate de banderas y doctrinas, la manera en la que debemos vivir es algo que tenemos que decidir entre todos a diario, con consenso, no con falsas mayorías.
Antes que ninguna otra cosa somos los de abajo y ningún dirigente político actual ha conocido la miseria y la cárcel por defender el bien común, ninguno puede mirarte a los ojos como un igual desde sus pedestales. Se consciente de quienes son los tuyos, los únicos que se preocuparán por ti aunque no te conozcan, porque les basta saber que no eres mala persona para defenderte como a un hermano sin pedirte nada a cambio, puesto que no existe mayor tesoro que una conciencia limpia.